Sección Desde Llano Adentro

La Vía que Surgió de la Tragedia.

Hace 44 años un derrumbe sepultó vivas a 500 personas que se desplazaban por la carretera Bogotá Villavicencio, pasó la tarde del 29 de junio de 1974. Era cuestión de tiempo y esta tragedia marcó el antes y el después de esta carretera la principal vía a los Llanos Orientales. 
Pero Quebradablanca siempre ha sido un paso trágico. En este sitio ubicado en el kilómetro 54 de la vía que une a Bogotá con Villavicencio, han ocurrido incontables derrumbes, caídas de piedra y accidentes de tránsito. 
Y no sólo en este punto, ahora es el kilómetro 64 de la vía al llano, y ni con todas las obras de alta ingeniería que se adelantan construyendo la doble calzada, se ha logrado poner fin a esa mala racha histórica de la vía al llano, en este episodio la naturaleza domina, vence y es superior a la ingeniería. 
Desde el desastre de Quebrada blanca se han registrado innumerables pérdidas de vidas por cuenta de los derrumbes, otras por el paso incesante las tractomulas (oleoducto sobre ruedas), y otras por cuenta de la imprudencia transitando la vía, cuyo diseño sobre la pendiente ladera de una inestable montaña, siempre está generando peligro. 
En 1974 a diario transitaban alrededor de 1200 vehículos, al día de hoy son alrededor de 10 mil y en puentes festivos 20 mil vehículos, lo que ha aumentado el descontento y la molestia de los usuarios de la vía al llano y no es para menos, por un lado se pagan los peajes más altos del país, para transitar por una vía tan insegura como hace 44 años; y son reiteradas la veces que les ha tocado pernoctar dentro de los vehículos porque se cierra frecuentemente sin previo aviso. Esto encomendándose al ángel de la guardia para que no les caiga una gran roca encima mientras aguardan por horas que abran el paso sobre la vía. 
La Concesión vial "COVIANDES" ha adelantado importantes obras sobre la vía, entre esas un puente que se desplomó intempestivamente cobrando otras vidas más, pero no da respuestas ni soluciones concretas sobre los continuos derrumbes que se le han salido de control, solo se limita a cobrar los costosos peajes, limpiar los escombros de los derrumbes y pagar anuncios en medios de televisión internacionales promocionando la magnificencia de esta megaobra, mientras la economía regional se ve disminuida por la incapacidad de la concesión frente a los constantes derrumbes. 
Hoy el Meta y prácticamente los Llanos están aislados del centro y resto del país debido a qu ya no es posible transitar la vía que quedo bloqueada indefinidamente por el derrumbe
del km. 58 y al los habitantes de la región nos toca asumir todas las consecuencias que este conlleva.

Sería coherente por parte de Ministerio de Transporte cancelar este contrato de concesión y abrir una nueva licitación, y sin querer menospreciar la ingeniería colombiana que la Concesión ha desprestigiado en este episodio del desarrollo, y requerir en la nueva licitación que un equipo de ingenieros japoneses, geólogos expertos en terrenos inestables, asesoren y acompañen el desarrollo y terminación de la vía al llano. 

Alex Guzmán Alvis
Fuentes consultadas El Espectador/Dic/2014








No hay comentarios:

Publicar un comentario